19.04.2013

IRSA suspende Solares de Santa María

compartir

Ubicado en la ex Ciudad Deportiva de Boca Jrs, el mega emprendimiento implicaba una inversión aproximada de U$S 1000 millones y contemplaba la construcción de torres, centros comerciales, hoteles, oficinas y diversos canales de agua en un predio de 71,5 hectáreas lindero a la Costanera Sur.

Pero el revés obtenido por parte de los legisladores porteños en las últimas sesiones de 2012 derivó en que la compañía cancelara hasta nuevo aviso el desarrollo de este nuevo barrio.

"Como la iniciativa no se aprobó, entonces directamente no se hace. Los diputados no dieron el visto bueno en la Legislatura y no hay posibilidades de replicarla en otro lado porque estaba pensada para ese terreno específicamente", aseguró un vocero de IRSA.

Denominado “Solares de Santa María”, el proyecto estaba pensado como un “barrio residencial para sectores de clase media, media-alta y alta, con oficinas, condominios, parques y escuelas”. La propuesta edilicia contemplaba dos grandes zonas: una de alta densidad, con parcelas que permiten la construcción de edificios, y áreas destinadas a la construcción de condominios, de mediana densidad.

Cuando el barrio se encontrara en pleno funcionamiento, se preveía una población de más de 15.000 residentes, sumadas a otras 12.000 que acudan por motivos de trabajo o esparcimiento. Según los cálculos, la obra completa se extendería por un lapso de 10 años.

Uno de los puntos conflictivos que trabó el proyecto fue el destino que tendrían de los habitantes del asentamiento "Rodrigo Bueno", ubicado a escasos metros de donde se pensaba levantar Solares de Santa María. Sucede que la propuesta contemplaba el uso como vía navegable de un espejo de agua adyacente a ese predio. Y quienes manifestaron su oposición a la iniciativa alegaron que el paso de embarcaciones elevaría el nivel del agua inundando a los vecinos.
 
También generaba reparos su impacto ambiental, debido a su cercanía con la Reserva Ecológica.
 
Para hacerlo más “amigable” -y como muestra de que no se trataría de un “barrio cerrado”- cuando el año pasado reingresó el proyecto a la Legislatura IRSA contempló la cesión de más del 40% del terreno -casi 274.000 m2- para ser destinado a espacio público (parques, boulevares, etc).
 
Así, la nueva versión del proyecto contó con el aval de la Comisión Interfuncional de Habilitación Ambiental porteña. Sin embargo, aunque la iniciativa fue catalogada como viable, dicho dictamen técnico estableció que antes de la realización de cada etapa se debían llevar a cabo nuevas evaluaciones.

Pese a estos pasos favorables, las voces opositoras no lograron ser acalladas y finalmente el controvertido proyecto terminó el año sin lograr consenso parlamentario.
 
IRSA había adquirido el predio, destinado inicialmente a la Ciudad Deportiva del club Boca Juniors, hace 15 años, en 1997. En ese momento desembolsó U$S 50,8 millones, con el supuesto objetivo de transformarlo en la “Villa Olímpica”, si es que Buenos Aires lograba convertirse en sede de las Olimpíadas de 2004. Luego, “la Villa se convertiría en un espacio residencial de avanzada”. Como todos sabemos, el sueño olímpico se frustró y los terrenos quedaron habilitados para ser urbanizados.


 UNA MALA NOTICIA

Consultado respecto del destino del espacio pautado inicialmente para albergar el barrio Solares de Santa María, el vocero de IRSA indicó que, hasta nuevo aviso "se va a usar para el desarrollo de recitales, conciertos e, incluso, como depósito de containers".

Relacionados
Envianos tu opinión (2)