Orígenes de la Reserva Ecológica


compartir

La Reserva Ecológica Costanera Sur es un espacio verde de características únicas en la ciudad de Buenos Aires. A pocas cuadras de su centro financiero y administrativo, propone un paseo diferente, brindando la posibilidad de ponerse en contacto con la flora y fauna típicas del delta y la ribera rioplatense.

Sus orígenes se remontan a principios de los 70, cuando cobró vida el proyecto de "ganar" tierras al río, con el objetivo de relocalizar el área administrativa de la ciudad y crear nuevos espacios verdes. El relleno comenzó en 1978, pero a los pocos años el proyecto fue desestimado. Sin embargo, el traslado de escombros a la zona continuó hasta 1984.

A partir de entonces, y en forma espontánea, comenzaron a desarrollarse diferentes comunidades vegetales a partir de semillas presentes en el sedimento, transportadas por el viento o dispersadas por los animales. Al proporcionar refugio y alimento, las plantas favorecieron el establecimiento de poblaciones animales, muchos de los cuales llegaron en camalotes desde el río. De esta manera, el área se transformó en una reproducción en miniatura del ecosistema de nuestro litoral.

Desde los caminos se puede observar una gran variedad de árboles, hierbas y arbustos características del delta y la ribera rioplatense. Extensos pastizales de cortadera alternan con monte de aliso de río y sauce criollo. En la costa del Río de la Plata crecen pequeños grupos de ceibos, cuyas semillas fueron traídas por las aguas. Totoras y juncos proporcionan marco a las lagunas habitadas por una variada fauna, en la que predominan las especies de aves típicas de las lagunas pampeanas. Más difíciles de observar, otros grupos zoológicos también están presentes: varias especies de peces, abundantes anfibios y reptiles, algunos mamíferos e innumerables insectos y otros invertebrados que pueden descubrirse en el agua, entre la vegetación o atravesando los caminos.

Las cuatro lagunas que pueblan la reserva no están conectadas entre sí ni con el río. El aporte de agua depende fundamentalmente de las lluvias y su nivel varía a lo largo del año de acuerdo al equilibrio entre precipitación y evaporación.