29.10.2013

Puerto Madero: ¿El patio de juegos de la ciudad?

compartir

No es usual que escriba en este medio en primera persona, pero ahora elegí hacerlo porque voy a abordar temas que me involucran personalmente. Y, desde ese punto de vista, me parece oportuno brindar mi testimonio.

Soy vecina de Puerto Madero desde hace ya casi 10 años y dirijo NuevoMadero.com desde 2005. Mi objetivo fue siempre generar un canal de comunicación que refleje el crecimiento y la vitalidad de nuestro joven barrio, y las opiniones e inquietudes de su incipiente comunidad: quienes vivimos y trabajamos acá.

Al mismo tiempo, soy corredora (ahora se le dice “runner”) desde hace más de 13 años. Puerto Madero sumó a mi calidad de vida también en ese sentido: todos los días devoro kilómetros en la Reserva Ecológica y la Costanera Sur, a pocos pasos de mi casa.

Asimismo, obviamente participo de muchas de las carreras que se realizan en la zona. Además de sentirme “local”, la geografía de nuestro barrio es ya de por si motivadora: los edificios, los parques, las calles amplias generan el marco ideal para una “fiesta” del running.

Ciertamente, para los sponsors y organizadores ofrecer una carrera en Puerto Madero agrega valor y “glamour”, en un mercado cada vez más competitivo, con corredores (consumidores) ávidos de nuevos circuitos, estímulos y sensaciones. Es deporte para muchos, y negocio para unos pocos.

Ahora bien, hecha esta introducción, llega el turno de los cuestionamientos. Hasta hace no mucho, la mayor parte de las carreras en la zona se circunscribían a la Costanera Sur, que obviamente es un lugar menos agraciado para las marcas patrocinadoras. Las quejas de los vecinos en general tenían que ver con los “ruidos molestos” que generaban los locutores desde muy temprano, un día domingo.

Sin embargo, este último año parecen proliferar casi todos los fines de semana carreras (o eventos deportivos en general) con epicentro y circuito en Puerto Madero, generalmente desde el Parque Mujeres Argentinas (Dique 3) o el Micaela Bastidas (Dique 2). Sábados y domingos; mañana, tarde y noche, sin distinción.

¿Qué es lo que sucedió? Muchos no lo saben, pero la Corporación Puerto Madero -mientras tuvo a su cargo el mantenimiento de los espacios públicos de nuestro barrio- cobraba un cannon muy abultado para autorizar actividades en nuestros parques y calles. Por eso, sólo Nike y unas pocas empresas más podían afrontar esa barrera de entrada. Lo mismo con las filmaciones y publicidades.

Actualmente, Puerto Madero es víctima de una transición en la que, nunca mejor dicho, “muchas manos en un plato hacen mucho garabato”. Teóricamente la potestad y el mantenimiento de nuestros espacios públicos ya pasaron al Gobierno de la Ciudad. Pero la Corporación no se resigna del todo a ceder su lugar. Entonces, me consta, se arma una confusa y poco clara maraña de jurisdicciones. 

Hay eventos que son impuestos desde el Gobierno de la Ciudad (Subsecretaría de Deportes con aprobación de Subsecretaría de Espacio Público y Secretaría de Transporte) en los que la Corporación apenas participa. Por ejemplo, la carpa que se montó a principios de septiembre en el Parque Mujeres Argentinas como sala de prensa para cubrir la sesión del Comité Olímpico Internacional o el Master de Pilotos en karting que se realizó el domingo 20 de octubre en las calles Azucena Villaflor y Juana Manso, afectando edificios enteros.

Sin embargo, también hay algunas competencias atléticas que la Corporación aún autoriza y sigue cobrando un cannon, y tampoco se entiende bien por qué, si como explicamos anteriormente ya no tiene a su cargo los parques y calles de nuestro barrio.

A todo esto, la Prefectura tampoco puede ayudar demasiado a paliar el caos generalizado, una vez ya instalado: cobra sus honorarios como “policía adicional” al destinar agentes a los cortes y desvíos de tránsito, pero rápidamente se ven superados por el colapso que se genera en las calles. Recordemos que nuestro barrio cuenta con accesos limitados (cinco puentes) y varios cortes simultáneos derivan en un bloqueo que no permite vías de escape alternativas.

La superposición de jurisdicciones antes mencionada tiene un efecto secundario que complica aún más la situación: la superposición de “agendas”. Así, el viernes 18 de octubre mientras se montaba la estructura para los 5K de Mc Donald’s, también se filmaba una publicidad en el mismo tramo de Julieta Lanteri, autorizada por BAset. El sábado 19 se corría esa competencia, y el domingo 20 el Master de Pilotos. El mismo día (6 de abril) que tocó “No te va a Gustar” en la ex Ciudad Deportiva de Boca, también se corrió a la tarde la carrera de Carolina Herrera por Puerto Madero y la Costanera.

Y el gran descalabro sin dudas se da cita el fin de semana del 9 y 10 de noviembre próximo: el gobierno dio luz verde el sábado a la realización de la Creamfileds en la ex Ciudad Deportiva de Boca Jrs (ahora en poder de IRSA), y esa tarde a las 18hs estaba autorizada la carrera de LAN con salida desde Costanera Sur y circuito por Puerto Madero. Cuesta creerlo, pero la incompatibilidad entre ambos eventos multitudinarios fue descubierta hace muy poco, casi de casualidad, y el organizador de la carrera de LAN se vio obligado a cambiar de fecha y lugar, con las inscripciones ya abiertas bastante tiempo atrás.

No se entiende, además, por qué el Gobierno permite la realización de un festival de música electrónica de esa magnitud en un predio que ya comprobamos no está preparado para tal fin (accesos limitados, terreno proclive a generar vibraciones). Mas aún cuando acaba de inaugurar en el Parque de la Ciudad un gran estadio destinado a recitales masivos.

Pero eso no es todo: el 9 de noviembre, en paralelo a la Creamfields, se realiza la Noche de los Museos, de la que participan La Munich, la Reserva Ecológica y el Museo de la Cárcova, muy cercanos a la ex Ciudad Deportiva de Boca Jrs. Y si bien se trasladó la carrera de LAN, el domingo temprano hay otra competencia, también en la Costanera.

No queda otra que preguntarse, entonces: ¿Quién le maneja la agenda a los funcionarios?, ¿Qué conexión hay entre las distintas áreas encargadas de autorizar eventos en el espacio público?

Personalmente, siempre sostuve que quienes vivimos en Puerto Madero no podemos comportarnos como si estuviéramos aislados dentro de una hermosa caja de bombones, disfrutándolos entre nosotros. Que nuestro barrio debe tender sus puentes e integrarse a la ciudad. Por eso son bienvenidos espectáculos culturales como el que hubo en el espejo de agua del Dique 2, y también algunas carreras y eventos deportivos. Pero no todos los fines de semana: lo que está sucediendo actualmente en Puerto Madero es incompatible con un barrio residencial. También perjudica a los comercios y restaurantes, porque los vecinos se encierran en sus casas o se escapan si lo logran y los otros clientes ni pueden acercarse. Los participantes no suelen permanecer y consumir en el barrio una vez finalizado el evento. Lo único que queda es una enorme suciedad, que tarda días en limpiarse, y el ruidoso desarme de la infraestructura utilizada.

El pasado sábado 26 de octubre participé de la carrera nocturna de American Express. Mientras corría por los malecones, boulevares y Juana Manso, presencié en vivo y en directo el caos que se desataba a mi alrededor: bocinazos, hileras de automóviles sorprendidos e inmovilizados durante más de media hora, vecinos prisioneros en la puerta de sus estacionamientos sin poder salir. La Prefectura desesperada viendo como los autos amenazaban con filtrarse por todos lados, poniendo en riesgo a los corredores. También vi alguna pareja casándose en la iglesia Nuestra Señora de la Esperanza, a metros de la convocatoria de la carrera. ¿Alguien les habrá avisado de antemano?, ¿cómo hicieron para llegar sus invitados? Lo mismo si algún vecino se le ocurrió esa noche organizar alguna cena o reunión en su casa/SUM. Ni que decir si alguien planificó festejar el Día de la Madre el domingo 20 y se enteró que iba a quedar sitiado por una carrera de karting, que bien podría haberse realizado en la Costanera Sur o en otros lugares más apropiados de la ciudad.

Entonces me pregunté, y lo hago ahora también acá públicamente: ¿Puerto Madero se está transformando en el patio de juegos trasero de la ciudad? En un gran salón de usos múltiples al aire libre...

¿Quién se hace responsable por esta enorme concentración de eventos y actividades todos los fines de semana, que interfieren en el normal ritmo de un barrio residencial? ¿Quién se ocupa de comunicarlos con la debida anticipación a la comunidad, para que pueda tomar recaudos?

Mientras esperamos respuestas, también aguardamos que el Gobierno de la Ciudad finalmente se ocupe de la recuperación y puesta en valor del Parque Mujeres Argentinas, tal como se comprometió. Ya transcurrió un mes y medio desde el paso del Comité Olímpico por el Hilton y nuestro parque quedó completamente deteriorado. Y abandonado.


Vanesa Leibas
Directora – NuevoMadero.com

 

Relacionados
Envianos tu opinión (26)