12.09.2011

Renovado impulso al proyecto Solares de Santa María

compartir

Tras el rotundo triunfo electoral, el Jefe de Gobierno porteño salió fortalecido y decidió insistir con un controvertido proyecto. Se trata de la urbanización de la ex Ciudad Deportiva de Boca Jrs., a través de la construcción de un nuevo barrio, denominado Solares de Santa María.

La iniciativa, que fracasó el año pasado, ingresó nuevamente a la Legislatura el pasado 18 de agosto y ya está siendo tratado en la comisión de Planeamiento Urbano. Forma parte de un convenio entre el Ejecutivo porteño y la firma IRSA, propietaria del 90% del terreno. También son socios en el emprendimiento Jorge Pérez (The Related Group of Florida) y el Grupo Sutton (Hotel Alvear).

Emplazado sobre un predio de 70 hectáreas, el proyecto impulsa un “barrio residencial para sectores de clase media, media-alta y alta, con oficinas, condominios, parques y escuelas”.

Desde IRSA sostienen que la propuesta edilicia contempla dos grandes sectores: un área de alta densidad, con parcelas que permiten la construcción de edificios, y áreas destinadas a la construcción de condominios, de mediana densidad.

Cuando el barrio se encuentre en pleno funcionamiento, se prevé una población de más de 15.000 residentes, sumadas a otras 12.000 que acudan por motivos de trabajo o esparcimiento.

Por otra parte, el proyecto contempla la cesión gratuita a la Ciudad de 273.255,63 m2, lo que representa el 40.37% de la superficie total del predio. Esta es la diferencia más visible con respecto al proyecto que perdió estado parlamentario el año pasado.

"Los terrenos se conservarán dentro del dominio público de la Ciudad para destinarlos al uso público para la apertura de calles y avenidas, canales de agua, parques, plazas, plazoletas, boulevard y paseos peatonales que se vincularán con la trama vial existente, generando nuevas calles, equipamiento e infraestructura urbana que se integrarán completamente a la Ciudad con libre tránsito”, informaron desde la empresa.

La inversión total se estima en alrededor de U$S 900 millones y en infraestructuras viales y de servicios se invertirán aproximadamente U$S 140 millones.


CONTROVERSIA
El proyecto fue reformulado en varias oportunidades en los últimos 10 años, generalmente buscando reforzar su imagen de barrio integrado a su entorno. Sin embargo, los reparos no perdieron fuerza ni variaron en sus argumentos.

Principalmente se le cuestiona su escasa accesibilidad. Según sus detractores terminará convirtiéndose en un barrio cerrado (“country”) dentro de la ciudad.

También se plantean inquietudes por su proximidad a la denominada Villa Rodrigo Bueno y a la Central Costanera, que produce la energía que abastece a Buenos Aires y que convierte al lugar en uno de los más contaminados de la ciudad.

Asimismo, legisladores de la oposición ya presentaron pedidos de estudios de impacto ambiental, debido a su cercanía con la Reserva Ecológica Costanera Sur.

Envianos tu opinión (10)