16.05.2014

Visitamos las obras del Grupo Alvear en Puerto Madero

compartir

Guiados por Andrés Kalwill, director de Nuevos Proyectos del Grupo Alvear, recorrimos en exclusiva los dos emprendimientos que tienen en marcha en Puerto Madero.

Primero visitamos la obra de “Alvear Tower”, en el Dique 2, que superada la ardua etapa de excavaciones y construcción del basamento, ya comienza a dejarse ver imponente sobre el boulevard Azucena Villaflor.

El edificio principal está fundado sobre 132 pilotes de 1,30m de diámetro a 45m de profundidad, unidos por un cabezal de hormigón armado de 4m de altura.

Recordemos que será el edificio de viviendas más alto de Sudamérica, con 236 metros distribuidos en 56 pisos. Su silueta, de diseño estilizado y contundente a la vez, sobresaldrá 70 metros respecto de las torres linderas.

Al caminar por la obra, ya puede percibirse la arquitectura del monumental lobby de ingreso, que con 10 metros equivale a un edificio de 3 pisos. El primer nivel de departamentos estará ubicado recién a la altura del sexto piso de uno convencional.

En total, Alvear Tower supondrá 67.217 m2 de construcción, demandando  48.043 m3 de hormigón, equivalente  a pavimentar 16 km de una autopista de 6 carriles. Ya se ejecutó casi la mitad de ese volumen (22.430 m3).

La torre tendrá 190 unidades y 433 cocheras. Según confirmó Kalwill, más de la mitad ya fueron adquiridas. Actualmente, pese a la crisis que atraviesa el sector inmobiliario, concretan la venta de unos tres departamentos por mes, a valores que ya ascienden los
U$S 7.000 x m2
.

Según pudo averiguar NuevoMadero.com, el perfil de los compradores es principalmente vecinos que ya residen en Puerto Madero y en un “up grade” eligen cambiar al que será el edificio más exclusivo del barrio, además de industriales y empresarios de la zona sur de la Provincia, que deciden mudarse por motivos de seguridad, ubicación y confort.

Luego de una rápida recorrida por esta obra incipiente, cruzamos el boulevard y nos dirigimos a otra mucho más avanzada: la del “Alvear Hotel & Residences”, en el Dique 3, sobre Aime Paine. El edificio fue bautizado como “Alvear Icon”, para distinguirlo entre otros emprendimientos hoteleros del Grupo, pero aún no está confirmado si será su nombre definitivo.

De afuera se percibe una fachada ya casi terminada y a decir verdad quedó mucho más linda que los primeros renders originales. Distinguida, con el sello “Alvear”, y en sintonía también con su entorno. Puerto Madero dista de Recoleta, y finalmente el edificio logró no perder su impronta ni tampoco desentonar con un paisaje alejado de lo señorial.

Ya adentro de la obra, si bien está en plena construcción, pueden percibirse los distintos espacios de lo que será uno de los hoteles más importantes  de la ciudad.
El proyecto cuenta con distintos accesos, para que las múltiples facetas que albergará (hotelera, residencial, social) no se superpongan y comprometan entre sí, posibilitando la convivencia de usuarios con diferentes intereses y actividades.

Visitamos las áreas destinadas a los futuros salones de eventos, de los cuales el más grande tendrá capacidad para fiestas de hasta 1000 personas.  Pasando más de la mitad de la torre, recorrimos el spa que habrá en los pisos 20 y 21, en donde ya está delimitada la piscina que tendrá el futuro centro de belleza y relajación.

También subimos a lo más alto del edificio y vimos el esqueleto del restaurante y bar de los últimos pisos, 31 y 32 respectivamente. La vista panorámica es impresionante, damos por descontado que más que un espacio gastronómico en altura se transformará rápidamente en un hito urbano imperdible.

Por último, recorrimos dos unidades modelos ya terminadas: una de residencias y otra de habitación de hotel. En ambas vuelve a sorprender la lograda armonía entre lo clásico y moderno, el estilo y la funcionalidad. Al interior de la residencia sobresalen diseños plateados más tecnológicos y en la habitación se luce en cambio un dorado sobrio y lujoso. Los detalles generan un clima diferente, bajo el cobijo de una misma marca Alvear, que nuevamente se adapta sin perder identidad.

Recordemos que el hotel tendrá 146 habitaciones y suites, con distintas superficies, que ocuparán hasta el piso 19 del edificio. Más arriba, a partir del piso 22, se proyectaron 10 niveles de residencias, con cinco unidades en cada uno. “Es la primera vez que el grupo se propuso la comercialización de viviendas al interior de un emprendimiento hotelero. La respuesta fue tan exitosa que a los nueve pisos iniciales decidimos finalmente agregarle uno más”, señala Kalwill. En efecto, quedan menos de 5 unidades disponibles, y los valores ya son vertiginosos, superando los U$S 10.000 x m2.

“Según nuestros cálculos, las residencias podrían estar terminadas para fines de 2014, pero al hotel le faltan un par de años más. Las obras se retrasan, pero preferimos sacrificar el cumplimiento de plazos y no la calidad. Cuando nuestros clientes ven el nivel de detallismo y precisión al que aspiramos, lo entienden y nos respaldan”, explica con confianza.

El Grupo Alvear desembarcó tarde en Puerto Madero, cuando el barrio ya estaba muy avanzado en su urbanización. Sin embargo, cuando tomó la decisión fue a lo grande.

Primero adquirió la parcela en donde iba a construirse una supuesta tercera torre Renoir y proyectó un hotel con residencias, que seguramente se transformará en un referente de nuestra ciudad.

Al poco tiempo, decidió multiplicar la apuesta y le compró al grupo español Rayet un terreno estratégicamente ubicado, que le permitía imaginar su primera torre de viviendas como la más alta de la región.

Finalmente, la marca Alvear viene a jerarquizar a Puerto Madero, reforzando su posicionamiento como lugar turístico primero y consolidándolo también como barrio cosmopolita y exclusivo a la vez.  Faltaba más.


Relacionados
Envianos tu opinión (0)